“La danza del polvo en los rayos del sol” (1900)

Autor de una obra de belleza tan serena y sutil que roza lo enigmático, Vilhelm Hammershøi llevó a cabo su creación pictórica básicamente en su ciudad natal, Copenhague, a caballo entre los siglos XIX y XX. Sin embargo, el espíritu de sus pinturas refleja el mundo edénico -y algo decadente- anterior a la Gran Guerra, cargadas como están de una sensualidad simbolista tamizada, y sublimada, por una austeridad y una contención plenamente escandinavas.
La danza del polvo en los rayos del sol es uno de mis cuadros favoritos; considerado entre los diez imprescindibles de la pintura nórdica, el protagonismo de la luz, la amplitud del espacio y la difuminada presencia de los colores, plasmados en su expresión más suave, despiertan en el ánimo del espectador una sensación de soledad y arrobamiento que a la par le recuerdan el milagro de la Creación y la ineludible fugacidad de la existencia humana. Sin predicar. Sin dramatismos: solo con la fuerza de la mirada desnuda.

Anuncios

Las opiniones son bienvenidas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: