“Una pistola en cada mano”, de Cesc Gay

Con tan solo seis largos en su haber, el director y guionista Cesc Gay ha construido un universo narrativo muy sólido y reconocible, basado en la palabra y el gesto y, por ende, en unos diálogos sutiles y realistas y en las interpretaciones de los actores que los plasman; un estilo visual desnudo y estático, repleto de primeros planos y sus subsiguientes contraplanos, que no esconde la influencia de realizadores como Woody Allen o Eric Rohmer. En su último estreno, Una pistola en cada mano, vuelve a contar con Tomàs Aragay como coguionista para llevar a cabo una película que, como ya hiciera en su mayor éxito hasta la fecha (me refiero a En la ciudad, 2003), utiliza el protagonismo coral, enmarcado de nuevo en la Barcelona de la burguesía media-alta, para contar un conjunto de historias de relaciones personales interconectadas que revela la absurdidad de las normas sociales de nuestro tiempo y lugar.

UNA PISTOLA EN CASA MANO (4)

Sin embargo, si en En la ciudad el director barcelonés optaba por un acento eminentemente dramático, pues a la postre la pieza devenía una reflexión sobre la soledad del individuo en la vorágine de una urbe moderna, Una pistola en cada mano, en cambio, es una amena e ingeniosa comedia de costumbres que indaga sobre la difícil entrada en la madurez de un variopinto grupo de hombres, incapaces de responder a esta realidad con el valor, la lucidez y la fuerza que se les presupone a personas de su sexo y condición.

1353082200310

Estructurado en una serie de seis secuencias sucesivas en las que interactúan ante la cámara dos personajes (aunque la quinta y la sexta formen parte de una trama común y, por tanto, sean coherentemente expuestas en paralelo por el realizador), y cerrado con un epílogo donde convergen los episodios anteriores, el filme construye buena parte de su comicidad sobre el viejo concepto de “la guerra de sexos”, bien se halle esta reflejada explícitamente (véase la historia de Javier Cámara y Clara Segura o la de Eduardo Noriega y Candela Peña) o implícitamente (véase la historia de Luis Tosar y Ricardo Darín).

UNA PISTOLA EN CASA MANO (5)

Y es que, de hecho, la película lanza una mirada, entre compasiva y cruel, a sus protagonistas masculinos, víctimas de sus propias limitaciones psicológicas y físicas pero, sobre todo, de unas convenciones sociales machistas y anacrónicas (por mucho maquillaje metrosexual que se les haya aplicado) que les obligan a reprimir sus sentimientos, a fingir entereza y hombría, a buscar la felicidad en los lugares equivocados (dinero, sexo, alcohol, violencia…) o a obsesionarse por las apariencias y el estatus. Evidentemente, una de las grandes bazas de la obra es el estupendo reparto del que dispone, el cual le permite a Gay tanto tirar de la vis cómica de algunos de los actores (pienso, por ejemplo, en un Javier Cámara impagable), como de la vena dramática de otros, muy útil para sacudirse de encima el sambenito de comedia simpática pero boba y poder evidenciar la entrañable ridiculez de unos cuarentones que no han llegado a la edad madura con ninguna de las virtudes que vienen asociadas a ella, tales como el autoconocimiento, la serenidad o la lucidez. En este sentido, el fragmento de abertura de la cinta (con Eduard Fernández y Leonardo Sbaraglia en un magnífico mano a mano) no solamente marca el tono general del relato, en el que la hilaridad surge gracias al patetismo de los seres que lo habitan, sino que también es la antítesis, intelectual y espiritual, del divertido plano silencioso que comparten, ya casi al final del metraje, Jordi Mollà y Alberto San Juan.

UNA PISTOLA EN CASA MANO (2)

En definitiva, Una pistola en cada mano es una comedia que logra la complicidad del espectador mediante un humor adulto (nunca mejor dicho), puesto al servicio de un elenco que encarna a personajes fácilmente reconocibles por el público, y cuyas cuitas pueden resumirse en el choque entre los anhelos personales y la cruda realidad. Y seamos sinceros: ¿quién no se ha sentido alguna vez estafado por la vida?

Anuncios

Las opiniones son bienvenidas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: