“Coherence” de James Ward Byrkit

Más de un año ha tardado en llegar a nuestras pantallas el primer largometraje del guionista James Ward Byrkit, seguramente por su condición de producción independiente, estos es, con un reparto sin estrellas, un presupuesto ajustado y una puesta en escena que se desarrolla casi íntegramente en un único espacio: el interior de una casa que, para más señas, no es ningún decorado, sino la vivienda del propio director. Seguramente el deseo de economizar para llevar adelante un proyecto personal y a contracorriente como este explica semejante circunstancia, además de su realización de mínimos, que recuerda a la de un filme Dogma: luz natural, cámara al hombro, bruscos cambios de plano, encuadres poco convencionales…

Coherence1

En cualquier caso, no deja de ser sintomático que una película de género como Coherence tenga una plasmación visual tan marcadamente realista; dejando aparte que así los costes de rodaje son infinitamente más baratos, en verdad también es indicativo de su apuesta por un tipo de ciencia ficción alejada de la space opera, los efectos especiales gratuitos y la vacuidad argumental y temática característica de este tipo de propuestas en su versión Hollywood.

Coherence movie 2

Porque, en realidad, Coherence es la antítesis de esos productos de estudio hechos para arrasar en taquilla que solo tienen de ciencia ficcionada el envoltorio, y que de hecho son aventuras fantásticas extrapoladas al futuro; algo así como una suerte de nuevas “novelas de caballerías” que, por su falta de poso y sus excesos, a buen seguro también desquiciarían a Cervantes.

Coherence movie 8

En cambio, la cinta de Ward Byrkit parte de una seria especulación científica de base, a partir de la cual el realizador termina por indagar sobre las complejidades de la psique humana. En este sentido, deviene todo un paradigma de hard science fiction aunque, conviene recalcarlo, no estemos ante una creación cargada de espesas digresiones ontológicas, gracias a la construcción de la historia mediante una trama que linda con el thriller y aun con el terror.

Coherence movie 5

Y es que la pieza narra una cena entre ocho amigos en la que se producirá un hecho insólito: el paso de un cometa propiciará que, durante un lapso de tiempo indeterminado, el principio de decoherencia cuántico deje de tener validez. ¿Y ello qué significa? Pues que las sucesivas realidades alternativas estipuladas por la física cuántica se den de manera simultánea incluso en un sistema físico macroscópico, de forma que ese grupo variopinto de hombres y mujeres de mediana edad, reunidos para celebrar un cumpleaños, experimentarán la maravilla, o mejor dicho la pesadilla, de encontrarse cara a cara con otras versiones de sí mismos.

Coherence movie 9

El título del filme, en puridad, es revelador de la situación a la que se verán abocados esos amigos a lo largo del relato, un estado permanente de “coherencia”, en el que la búsqueda de la intervención de un agente exterior, al contrario de lo que ellos creen, no tendrá como resultado el fin de la paradoja descrita por Schrödinger y su famoso gato vivo/muerto, sino todo lo contrario: dará lugar a una espiral sin fin de paradojas. Ward Byrkit se muestra como un guionista muy sutil y hábil al reflejar las distintas respuestas psicológicas y emocionales de cada una de sus criaturas, las cuales, vencidas como es lógico por el asombro o el terror, olvidan un dato fundamental: que ellas no son el agente exterior que puede cambiar las cosas, el observador dentro del estado físico no entrelazado, sino que son el gato atrapado en la caja, viviendo en un estado puro, “coherente”. ¿Y qué puede realmente hacer el pobre animal para decantar la balanza en favor de su vida o de su muerte? De ahí que Coherence, estructurada como está de forma climática en torno a esa angustiosa situación que viven los personajes, tenga un desenlace tan ilustrador. Y en él, por cierto, destacará con toda su fuerza el juego semántico establecido con los términos relativos al título de la obra, dado el comportamiento incoherente, o en el fondo muy “coherente”, de las personas.

Coherence movie7

En resumidas cuentas, Coherence es una prueba de que aquellos que entienden el género de la ciencia ficción, por un conocimiento deficiente del mismo, como un conjunto de sandeces inverosímiles sobre hombrecillos verdes, deberían sacudirse sus prejuicios de encima de una vez por todas. En la estela de otros buenos filmes dedicados a las realidades alternativas y a las paradojas espacio-temporales ‒como, por citar algunas cintas recientes, Donnie Darko (2001), Primer (2004), Origen (2010), Código fuente (2011), Otra Tierra (2011) o Looper (2012)‒, Coherence es una película extremadamente inteligente, asentada sobre un guión sin fisuras, en el que la amenidad no es óbice para dar cabida a una reflexión existencial y moral sobre el lado más oscuro del alma humana; una pequeña gran obra que parece concebida, en fin, para convertirse en un filme de culto.

Anuncios

Las opiniones son bienvenidas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: