Entradas etiquetadas: Primera Guerra Mundial

“Z, la ciudad perdida” de James Gray

El realizador neoyorquino ha erigido un filme monumental y exquisito, ajeno a las modas y a las tendencias, y por eso mismo intemporal, que bebe del espléndido colosalismo de David Lean y de las obras magnas de algunos de sus habituales cineastas de referencia (Coppola, Cimino, Scorsese…), en el que todas las instancias discursivas están al servicio de una historia que pretende retratar el fin de una era de soñadores, encarnada en alguien rebasado por un mundo cada vez más materialista y vulgar, más acotado; y no solo geográfica sino espiritualmente. [Leer más]

Anuncios

“Z, la ciudad perdida” de James Gray

El realizador neoyorquino ha erigido un filme monumental y exquisito, ajeno a las modas y a las tendencias, y por eso mismo intemporal, que bebe del espléndido colosalismo de David Lean y de las obras magnas de algunos de sus habituales cineastas de referencia (Coppola, Cimino, Scorsese…), en el que todas las instancias discursivas están al servicio de una historia que pretende retratar el fin de una era de soñadores, encarnada en alguien rebasado por un mundo cada vez más materialista y vulgar, más acotado; y no solo geográfica sino espiritualmente. [Leer más]

“Ser amigo mío es funesto”: Correspondencia entre Joseph Roth y Stefan Zweig (1927-1938)

La recopilación de la correspondencia entre estas dos grandes figuras de las letras austríacas, no solo resulta imprescindible como reflejo de las inquietudes artístico-literarias de su época sino, sobre todo, como retrato de un mundo que se desmorona, y que tan inquietantemente cercano se halla del lector actual. Lúcido y desgarrado, de un estimable valor como testimonio humano, este volumen es un ejemplo realmente sublime de cuanto puede ofrecer esta clase de literatura no concebida para su publicación. [Leer más]

“Ser amigo mío es funesto”: Correspondencia entre Joseph Roth y Stefan Zweig (1927-1938)

La recopilación de la correspondencia entre estas dos grandes figuras de las letras austríacas, no solo resulta imprescindible como reflejo de las inquietudes artístico-literarias de su época sino, sobre todo, como retrato de un mundo que se desmorona, y que tan inquietantemente cercano se halla del lector actual. Lúcido y desgarrado, de un estimable valor como testimonio humano, este volumen es un ejemplo realmente sublime de cuanto puede ofrecer esta clase de literatura no concebida para su publicación. [Leer más]

Sherlock Holmes o por qué los viejos roqueros nunca mueren

A lo largo de la historia de la literatura y la cultura universales, algunas figuras devienen arquetipos que trascienden sus simples límites discursivos para convertirse en algo más, en símbolos de una nación o de una época, de un vicio, un deseo o una heroicidad. Se constituyen, por tanto, en mitos, y, como tales, su simple mención carga consigo todas las connotaciones que la tradición ha ido añadiendo sobre la idea primigenia. [Leer más]

Sherlock Holmes o por qué los viejos roqueros nunca mueren

A lo largo de la historia de la literatura y la cultura universales, algunas figuras devienen arquetipos que trascienden sus simples límites discursivos para convertirse en algo más, en símbolos de una nación o de una época, de un vicio, un deseo o una heroicidad. Se constituyen, por tanto, en mitos, y, como tales, su simple mención carga consigo todas las connotaciones que la tradición ha ido añadiendo sobre la idea primigenia. [Leer más]

“Un método peligroso”: El sueño de la razón produce monstruos

No deja de ser sintomático que David Cronenberg haya elegido precisamente a Sigmund Freud y Carl Gustav Jung (el padre del psicoanálisis y quien lo amplió) como protagonistas de su nueva obra, la excelente “Un método peligroso”; como si fueran ellos, antaño personas vivas y reales, los primeros en haber intentado, igual que el propio director canadiense, exponer a la luz esos monstruos del subconsciente de los que advertía Goya. [Leer más]

“Un método peligroso”: El sueño de la razón produce monstruos

No deja de ser sintomático que David Cronenberg haya elegido precisamente a Sigmund Freud y Carl Gustav Jung (el padre del psicoanálisis y quien lo amplió) como protagonistas de su nueva obra, la excelente “Un método peligroso”; como si fueran ellos, antaño personas vivas y reales, los primeros en haber intentado, igual que el propio director canadiense, exponer a la luz esos monstruos del subconsciente de los que advertía Goya. [Leer más]